Porte jugó todos los partidos ante Peñarol entre 1911 y 1917, aunque algunos los cuentas desde 1914 (Nota II)

 

Primer plano de Abdon Porte

“Realizóse (sic) el sábado en la Qiuinta Severi, una fiesta campestre ofrecida al querido centro half nacionalófilo Abdon Porte por un grupo de admiradores albos. La fiesta a pesar de su carácter casi íntimo, asumió proporciones brillantes, como no podía menos de suceder dados los prestigios de Porte cuyos esfuerzos y sacrificios en filas nacionalófilas, le han valido las más altas simpatías de los parciales. El obsequiado guardará pues del homenaje imborrable recuerdo por las atenciones de que fue objeto”.[1] No se hace mención en la información al motivo que generó el referido tributo. Sin embargo, no resulta difícil imaginarlo. Vamos a introducirnos en su triunfal trayectoria futbolística.

CON 16 AÑOS EN 1909 JUEGA CON COLÓN EN PRIMERA DIVISIÓN

Era un muchacho de “humildísimo origen”[2] escribió el Dr. José María Delgado, presidente de Nacional de esos años, en un artículo publicado en el vespertino El Plata dos días después del suicidio, firmado con la letras iniciales de su nombre y apellido: J.M.D.

Nacido en 1893 en la ciudad de Durazno, llegó a Montevideo en 1908 en busca de mejores destinos. Sobresalía, en aquel football de la época que había ganado definitivamente la pasión popular, por ser un jugador de coraje, entrega, derroche de energías y capacidad para marcar al adversario. En plena adolescencia, con quince años en 1908, comenzó a jugar en el club Colón en la División II del fútbol uruguayo. La sede de la institución funcionaba en el café del mismo nombre, en el camino Reducto n.° 245.

Allí se encontró con otro jovencito apenas un año mayor que él. Era Alfredo Foglino (01-02-1892). Conformaron una pareja de full back que llamó la atención por su rendimiento dentro de un equipo que logró el ascenso a primera división. En 1909 ambos futbolistas actuaron en el más alto nivel de la asociación. El episodio constituye el primer mojón de un carrera en ascenso permanente de los dos muchachos.

En esas mismas mesas del café Colón, un grupo de muchachos del equipo que tenía ese nombre, más otros compañeros, lograron renacer al club Libertad que se inscribe en la División II de la AUF en 1909 y gana el ascenso para jugar en 1910 en la división superior. En este año Colón abandona la actividad al disminuir sensiblemente su poderío, incorporándose Porte y Foglino al Libertad. Esos dos años de la dupla defensiva actuando en el círculo principal de la asociación defendiendo primero a Colón (1909) y luego a Libertad (1910) -aunque en algunas ocasiones lo hicieron en los equipos de segunda división-, origina que en 1911 la pareja de full back aceptara pasar a defender al Club Nacional de Football.

Porte de full back a centre half y… campeón uruguayo

Durante toda la temporada de 1911 en la que Nacional supera una grave crisis existencial gracias a la decisiva intervención del Dr. José María Delgado, presidente del club con veintiséis años, el triángulo final del club lo integran De Valois, Demarchi o Landoni en el arco, con Porte y Foglino en la zaga.

En aquellos tiempos –y durante varias décadas más- los dirigentes cumplían la difícil misión de elegir los once jugadores que actuaban en cada partido. Al comenzar la temporada de 1912 la influyente opinión de varios de ellos triunfa en las discusiones. Abdón Porte es colocado en la posición de centre half, en tanto Foglino es desplazado al lugar de half izquierdo, en la búsqueda de mantener el buen entendimiento del año anterior.

En su nueva ubicación la actuación del Indio o el Canario Porte –apodos con el cuál comienza a ser identificado- se potenció y con él, el de toda la escuadra que logró consagrarse campeón uruguayo con 25 puntos superando al CURCC (Peñarol) por seis unidades.

No fue un título más para Nacional. Quién se incline sobre la historia comprenderá que al influjo de Abdón Porte el club albo logró una gran consagración después de… ¡ocho años sin conseguir obtener el título máximo de nuestro fútbol!

Resulta interesante e ilustrativo mencionar los campeones de esas temporadas de ostracismo de Nacional. Ellos fueron: CURCC (Peñarol) 1905; Wanderers 1906, CURCC (Peñarol) 1907, River Plate 1908, Wanderers 1909 y River Plate 1910.

39[3] PARTIDOS ANTE PEÑAROL 

Ese lauro conseguido por Nacional significó la catapulta para instalarse en la cumbre de los años siguientes, siempre en ascenso. La obra revolucionaria y transformadora del presidente José María Delgado, se trasladó a la cancha con una eficiencia que sólo logran transmitir los grandes líderes.

Nacional disputó palmo a palmo el campeonato uruguayo de 1913 y 1914 que se adjudicó River Plate.

En los años siguiente el club albo se mantuvo en los primeros planos apuntando siempre a la cumbre. Campeón en 1916 y 1917 con integraciones del equipo que renovaban apellidos y posiciones. Por ejemplo, Foglino –en los diarios y los hinchas lo llamaban Fuggini- a quién comenzaron a denominar el Mariscal, era colocado en diferentes puestos de la defensa. El único inamovible siempre fue Abdón Porte.

Esta situación tenía su explicación deportiva. En cada ocasión que Nacional se enfrentaba en el clásico con el CURCC (Peñarol), el Indio anulaba totalmente a José Piendibene, la estrella de los aurinegros. El Maestro –como lo apodaron los argentinos- actuaba de centre forward retrasado lo que permitía desplegar la delantera en abanico, con los dos wing abiertos y los insider a sus costados más adelantados. En consecuencia, el Indio Porte era el responsable de marcarlo y… anularlo. Y lo logró en la enorme mayoría de los 39 partidos clásicos en los que Porte defendió la camiseta de Nacional hasta que tomó la decisión de suicidarse. Resulta necesario establecer que Porte jugó todos los partidos ante el CURCC (Peñarol) entre 1911 y 1917. O sea que en su trayectoria como jugador de Nacional no faltó a ningún enfrentamiento clásico contra Peñarol. ¡Un récord muy difícil de igualar en cualquier época! Este dato confirma -además- que Porte estaba dotado de un físico privilegiado, que no experimentaba lesiones graves y que a los 25 años se encontraba en la plenitud de su fortaleza física y atlética, con otro lustro por delante para recorrerlo con el éxito singular que lo acompañó desde su llegada a Nacional.

ANTE EL CURCC / PEÑAROL; Y EL GRAN AÑO 1917 DE PORTE

Corresponde dejar constancia que los dos historiadores que han escrito sobre Abdón Porte, el suicidio y sus trayectoria -Cr. Juan José Melos Prieto y Dimitri Seuchuk-, se encontraron con una situación difícil de resolver para quienes niegan la continuidad del CURCC como Club Atlético Peñarol. En función de ello, en el caso de Seuchuk se encontró obligado a dividir la cantidad de partidos en los que enfrente de Nacional estuvo el CURCC y en los que, luego, el rival fue Peñarol. De acuerdo a su criterio las cantidades que maneja son correctas: “frente al CURCC jugó 16 partidos, de los cuales ganó 7, empató 3, y perdió 6 (y) contra Peñarol disputó 24 partidos, ganando en 11 enfrentamiento, empatando 5 y perdiendo 2″.

En cambio el Cr. Melos desconoce la existencia del CURCC e informa sólo de los enfrentamientos entre Nacional y Peñarol en el período comprendido entre 1914 y 1917. En ese lapso llega a la misma conclusión que Seuchuk -23 partidos clásicos-, equivocándose en la asignación de los cotejos ganados (11), empatados (5) y perdidos (11). Seguramente, un error de imprenta.

Al margen de lo expresado precedentemente, es necesario destacar la excelente actuación de Abdón Porte en la temporada de 1917 –a la cuál me referí en la primera nota de esta serie- donde su rendimiento resultó espectacular. Se inició el 11 de marzo con un triunfo con tanteador 2:1 en un partido amistoso ante River Plate en el parque Lugano, los dos goles los marcó Porte. La actividad se cerró para el club el 23 de diciembre en el partido semifinal de desempate que Nacional perdió 2:1 contra Peñarol. Entre una fecha y la otra la institución alba jugó 36 partidos. El Indio o el Canario Porte –como lo apodaban- jugó 33 de ellos convirtiendo 4 goles.

PORTE Y LA CELESTE: TRES PARTIDOS EN EL COMBINADO B

Apasionado y afecto  a la búsqueda de lo que denomino la “verdad histórica”, corresponde expresar que la química entre Porte y el combinado de Uruguay no existió. Hasta el momento de su trágico suicido con 25 años el Indio actuó en tres partidos defendiendo a lo que entonces se llamó el combinado B, como consecuencia de la actuación simultánea en Buenos Aires del equipo principal formado por la comisión de selección que presidía Héctor R. Gómez.

El primero de ellos se desarrolló en el Parque Central el 27 de abril de 1913. Uruguay ganó 4:0 mientras el combinado principal -ese mismo domingo- empataba sin goles en la cancha de GEBA en Palermo. Ambos cotejos tuvieron carácter amistoso y benéfico. El llevado a cabo en Buenos Aires lo organizó el comité “Pro flotilla militar-aérea Argentina” y de Montevideo estuvo a cargo de “las señoritas y personas de nuestra sociedad que simpatizan con los fines perseguidos por elComité Nacional de Aviación”. El denominado por la prensa combinado B formó con Demarchi, Castellino y Miguel Aphesteguy; Juan Delgado, Abdón Porte y Vanzzino; Antonio Marques Castro, Insargaray, Bastos, Seone y Camacho.

La segunda ocasión en que Porte defendió a Uruguay tuvo similares características. En Buenos Aires disputaba el Campeonato Sudamericano organizado para conmemorar el centenario de la revolución de mayo. En el estreno del torneo, el 2 de julio, Uruguay venció a Chile 4:0, derrota que al día siguiente resultó cuestionada por un periodista trasandino incitando a los dirigentes a reclamar los puntos perdidos “por la participación en el equipo uruguayo de los jugadores africanos Isabelino Gradín y Juan Delgado”. Aclarada debidamente la situación y ante el papelón cometido, el embajador de Chile acreditado ante el gobierno de Uruguay, propició un partido amistoso en Montevideo luego de la finalización de la actuación de Chile en Buenos Aires. El viernes 14 de julio de 1916, mientras en Buenos Aires se despertaba una extraordinaria expectativa por la final del domingo entre argentinos y uruguayos, un combinado B celeste derrotó 4:1 a Chile en el Parque Central.  Uruguay presentó la oncena con A. Marquez Castro; José y Miguel Benincasa; Olivieri, Porti (sic) y Melogno: Pérez, Cacal, C. Bastos, Carlos Scarone y Marán. Los chilenos abrieron el tanteador a los dieciocho minutos. Empató Bastos al final de la etapa inicial.

“A los 10 minutos (del segundo tiempo) el árbitro castigó con un penaltykick a los trasandinos, que nos pareció injusto. Carlos Bastos, encargado de dirigirlo, lo desvió de exprofeso, siendo su simpática actitud largamente aplaudida”, informó La Tribuna Popular al día siguiente en la crónica del partido. Esta actitud que hoy parece insólita, en aquel tiempo era moneda corriente. El mismo Bastos colocó en ganancia a Uruguay, luego convirtió Carlos Scarone de tiro penal y cerró el tanteador Abdón Porte marcando el cuarto tanto.

Los datos precedentes -insisto- pertenecen a la crónica de La Tribuna Popular. Otros diarios difieren en en los autores de los goles, omiten el penal marrado a propósito y son coincidentes en otorgar a Porti (sic) el cuarto goal.

La tercera vez que Porte actuó en un combinado oriental ocurrió en situación parecida a la anterior. Uruguay consagrado campeón de la primera Copa América al vencer el 14 de octubre de 1917 a los argentinos en el Parque Pereira -actual pista oficial de atletismo-, aceptó disputar dos días después un partido benéfico en el mismo escenario frente a Brasil cuyo equipo participó del campeonato sudamericano. Los celestes formaron con Balmelli, José y Miguel Benincasa; Olivieri, Porte (sic) y Montes; Etchard, Garrido, Grecco, Gradín y Marán. La crónica de La Tribuna Popular destacó la jugada previa de Porte habilitando luego a Grecco para marcar el primer gol.

La relación de los tres partidos en los que jugó Porte en la selección y la disposición en nuestro poder de la integración de Argentina en el único partido que Porte enfrentó a los albicelestes, deja sin sustento lo expresado en el Libro de Oro de Nacional. Se afirma allí que “el primer match en que intervino en un lance internacional de seleccionados, le tocó marcar a Watsson Hutton. Las crónicas de la época agotaron el ditirambo a favor del popular Indio”.[4] El futbolista citado era estrella de la selección argentina principal a la que Porte no enfrentó durante su trayectoria. Debe señalarse que esta referencia citada, apareció en uno de los diarios montevideanos el día posterior al suicidio, de donde -seguramente- se la tomó para incluir en la publicación señalada.

Sin embargo, en la misma publicación y en coincidencia con mi pensamiento señalado líneas arriba, se afirma que “el ex centro half de Nacional, que mientras tomó colocación en ese sitio fue uno de los hombres más discutidos de nuestro football en la hora en que debieron organizarse otros combinados. Fue descartado de éstos por creerse que su juego, si bien decía de voluntad, entusiasmo y energía, en cambio no colaboraba con el resto del equipo. No se fue siempre justo con esa apreciación. Muchos fueron designados sin tener condiciones superiores al criticado. Para Nacional, en cambio, no tuvo sustitutos”.[5]

Corresponde señalar que Porte tuvo participación en la primera Copa América de la historia disputada en Montevideo, en el estadio del Parque Pereira –ubicada en el lugar donde hoy se encuentra la pista de atletismo-, entre el 30 de setiembre y el 14 de octubre. Integró el plantel de Uruguay que formó la comisión de selección de la AUF presidida por Héctor R. Gómez que se consagró campeón, en un episodio que conmovió y llenó de euforia a los habitantes de la capital de nuestro país.

Próxima nota: comienzo de 1918 y el suicidio

___

[1] “FOOTBALL. Homenaje a Porte”. La Tribuna Popular, Montevideo, 12/12/1917:2.

[2] José María Delgado. “EN EL ALBUM DE ABDON PORTE. Ha sido un Werther del sport”. El Plata. Montevideo. 07/03/1917.

[3] Esa cantidad de partidos aparece en la biografía de Abdon Porte publicada en el diccionario del deporte del Uruguay, suplemento que apareció semanalmente en El Diario de la noche de Montevideo desde 1988. En El País de su edición de ayer -domingo 4 de marzo de 2018-, el investigador Luis Prat refiere a que los clásicos consecutivos en los que intervino Porte fueron 39.

[4] LIBRO DE ORO. “A manera de bibliografía”. Montevideo. 1953:s/n.

[5] Idem

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *