¿Porte escribió la carta que dejó para el Dr. Delgado? (Nota VIII)

 

La imagen corresponde al carné de jugador de Abdón Porte expedido por la Asociación Uruguaya de Fútbol. En él se aprecia abajo a la izquierda, la firma del jugador. Escrita con pluma y tinta como ocurría en aquel tiempo, la caligrafía -comparada con las restantes pertenecientes al empleado administrativo de la asociación-, refleja una gran diferencia. Nadie podría dudar en afirmar que la firma de Porte pertenece a alguien de “humildísimo origen”, como escribió el Dr. Delgado refiriéndose a la infancia del jugador. ¿Alguien con esta caligrafía que refleja una escasa educación podría escribir una carta como la que -aparentemente- dejó al mismo Dr. Delgado, que culmina con un verso propio de un poeta como lo era el presidente de Nacional?

En las informaciones publicadas en los diarios de Montevideo –únicos medios de información de entonces ya que las radios y las televisoras no existían-, en sus ediciones del 5 y 6 de marzo de 1918, tal como señalé en las notas anteriores, se hizo mención a las dos cartas que dejó Porte.

El Plata, el vespertino que más amplio espacio destinó a la cobertura de lo ocurrido, señaló que “movido el cuerpo, se encontró á su lado un sombrero de paja, bajo el cual Porte había colocado dos cartas: una dirigida al presidente del Club Nacional y la restante, á un miembro de su familia. En ninguna de las cartas referidas, concreta el motivo de su determinación. Es pues, lo más aceptable, creer que se trata de un momento irreflexivo, provocado por una enfermedad de carácter nervioso”. Y concluye: “En la carta dirigida por Abdón Porte al doctor Delgado, le manifiesta que su deseo es el de reposar en el lugar donde se encuentran los hermanos Carlos y Bolívar Céspedes. De acuerdo a su pedido, se han hecho gestiones ante el señor Eusebio Céspedes, quien, con toda seguridad, atenderá el deseo del entusiasta afiliado, que en su última hora, anheló llegar al sitio donde se encuentran los que iniciaron una época, la época de oro de nuestro football, que fueron símbolos de entusiasmo y entereza, entregándolo todo, inspirados en el principio de sport por sport. En consecuencia, los restos del exjugador Porte, quedarán en depósito en la necrópolis Central, para ser depositados mañana, en el Cementerio de la Teja”.[1]

La Razón -más escuetamente- en el mismo sentido informó que Porte “deja una carta para el presidente de su club, Dr. José M.a Delgado. En ella, sin explicar los móviles de su fatal resolución, recomienda a su querida madre a los cuidados del club que defendió con tanta consecuencia. Y su deseo póstumo, es de que su cuerpo repose en el cementerio de la Teja junto con el de los hermanos Céspedes”.[2]

La Tribuna Popular dentro de la divulgación de las resoluciones que adoptó Nacional a raíz del suicidio de Porte, culmina expresando lo siguiente: “A. Porte ha dejado una carta para el doctor José María Delgado, presidente del Club Nacional de Football. La carta del doctor Delgado dice así: ‘Querido doctor don José María Delgado. Le pido á usted y demás compañeros de Comisión que hagan por mí como yo hice por ustedes: hagan por mi familia y por mi querido madre. Adiós querido amigo de la vida. Abdón Porte. Nacional aunque en polvo convertido / Y en polvo siempre amante / No olvidaré un instante / Lo mucho que te he querido. Adiós para siempre. En el Cementerio de la Teja con Bolívar y Carlitos’.[3]

ORIGINALES DE LAS CARTAS DE PORTE NUNCA APARECIERON

 Esta publicación textual de la carta que dejó Porte para el presidente de Nacional, Dr. José María Delgado, abre algunas interrogantes para quien –como es mi caso- ha investigado pacientemente el caso desprendido de toda subjetividad y con la única finalidad de aproximarme, como en todos los casos de la historia de nuestro fútbol, a la verdad histórica. Reflexionemos.

Primero. Para aquellos que conocen profundamente la profesión del periodismo, el análisis de este tema puntual de la divulgación textual de la carta, lleva de la mano al camino de las dudas. El Dr. Delgado estaba vinculado estrechamente a El Plata. Eligió sus páginas para publicar el 6 de marzo el texto de su autoría referido al suicidio de Porte, hecho que compara con el episodio de Werther, en la novela de Goethe. (ver nota VII). Entonces… ¿por qué entregó para ser publicado ese mismo día, el texto íntegro a La Tribuna Popular cuyo propietario –Lapido-, era adversario del vespertino El Plata del Dr. Ramírez?

Segundo. El original de esa carta de Porte al Dr. Delgado nunca apareció. Tampoco el de la otra misiva, la destinada a “la familia” o solo “al hermano”, según el diario de la época que se elija para seguir los detalles del suceso. El motivo por el cuál el presidente de Nacional no conservó el original de la carta que le fue dirigida, para entregarla luego al acervo del club, es imposible conocerlo hoy a cien años de distancia. Sin embargo esta realidad enciende otra duda. ¿Por qué el Dr. Delgado, poeta y escritor de primera línea, director de revistas literarias y por ende conocedor del valor de los documentos, no tomó el recaudo de conservar esa carta de Porte, trascendente documento de esta “caso” muy bien definido como “inescrutable” por el jugador Pesquera en su discurso. La conclusión de este episodio de la carta, sobre el que no existen análisis como el aquí realizado, permite plantear legítimamente el beneficio de la duda sobre la autoría de la segunda parte de la misma e incluso algunas conjeturas sobre el por qué de la actitud del Dr. Delgado para no mostrar el original de la misiva póstuma y sí, en cambio, filtrar a La Tribuna Popular el, aparentemente, texto íntegro de la misma. Justamente, los enigmas que abre esta situación referida a la carta de Porte dirigida al Dr. Delgado, también nacen del artículo por él escrito y publicado en El Plata, y cuyo texto íntegro formó parte de mi artículo anterior (ver nota VII). A lo allí expresado se suman otras pruebas posteriores que han aparecido. Veamos…

 ORIGINA DUDAS LA TRANSCRIPCIÓN DE LA CARTA A DELGADO

Tercero. Cabe señalar que el presidente de Nacional afirma en la nota referida precedentemente que Porte era “de humildísimo origen” y más adelante manifiesta que “sus toscas manos (estaban) acostumbradas sólo á la dureza de la herramienta”. Estas dos afirmaciones deben unirse con la realidad que se vivía en aquel tiempo donde el acceso a la escuela pública no era masivo, especialmente en los pueblos y villas del interior del país. Abdón Porte nació en Durazno[4] y su caligrafía que llegó a nuestros días a través de su firma en el carné de jugador de la AUF, permiten dar fe de las afirmaciones del Dr. Delgado. En consecuencia, no parece corresponderse esa definición con la realidad, abriendo una interrogación sobre la capacidad que podría tener Porte para que, efectivamente, fuera el autor de esa cuarteta final que se le atribuye en la carta. Carta que, es necesario insistir, su original nunca apareció.

Primer plano de la firma que Abdón Porte estampó en el carné de jugador de la AUF que ilustra el comienzo de esta nota. La caligrafía del jugador reafirma las expresiones del presidente de Nacional, Dr. José María Delgado, en cuanto a su escasa cultura. Entonces… ¿pertenecen a Porte esos versos perfectos con que cierra la carta que antes de suicidarse escribió al Dr. Delgado? La duda es lógica.

Cuarto. El contenido de la otra carta que Porte dejó junto a su cuerpo y que –como se afirma línea arriba- tenía por destinatario a “la familia” según lo informado por La Razón, o sólo a su “hermano”, de acuerdo al testimonio de El Plata, no se conoce. Es interesante señalar como demostración del misterio que aún hoy rodea este episodio trágico, que La Tribuna Popular informó que “A. Porte ha dejado una carta para el doctor José María Delgado, presidente del Club Nacional de Football”, sin mencionar en ningún momento la existencia de la otra misiva.

[1] Deportes. “El fallecimiento de Abdón Porte. Impresión que ha causado su trágica desaparición”. El Plata, 06/03/1918.

[2] FOOTBALL. Abdón Porte. La Razón, 05/03/1918.

[3] HOMENAJES. La Tribuna Popular, 06/03/1918.

[4] Dimitri Seuchuk en Abdón Porte: más allá de la leyenda, Montevideo, ediciones MC, 02/2018:35. El autor afirma que “Abdón Porte Falco nació en Libertad, departamento de Durazno (…) en una familia humilde”. El estudio de la geografía de ese departamento no contiene ningún pueblo con el nombre de Libertad.

_______

Próxima nota: La fábula de sustituir a Porte con Zibechi (Nota IX)

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *