Para entender la verdad oficial publicada en 1918 es necesario reconstruir la historia de Nacional (Nota XIV – 2.ª parte)

La reproducción de La Tribuna Popular del lunes 6 de marzo de 1911 es un documento trascendente que nunca se ha publicado.  Da cuenta de la formación de un nuevo Nacional, integrado por los jugadores que abandonaron el club. Su nombre: Nacional’s Old Boys. A la semana siguiente hizo su debut venciendo a Wanderers.

El exitoso debut en el primer equipo de Nacional del  wing derecho Pedro Mazzullo, el centre forward Antonio Brienza y el polifuncional Ángel Romano, concretado el 11 de setiembre de 1910 en el partido contra Central por la Copa Uruguaya,  se ratificó siete días después con la obtención de un trofeo. Nacional venció a Wanderers 2:1 con otro gol de Romano y el de la victoria anotado por Cordero de córner, conquistando la Copa San José. El partido se disputó en la capital del departamento, en el estadio municipal, cuando faltaban que transcurrieran muchas décadas para que llevara el nombre actual de Casto Martínez Laguarda. Los dos equipos montevideanos se trasladaron hasta San José de Mayo para enfrentarse con el trofeo en juego.

A medida que transcurrieron los cuatro últimos partidos de la temporada de 1910 se fue gestando una división en el plantel de jugadores. Aquellos  que pertenecían a la clase alta junto con otros que procedían de las familias patricias, expresaron la incomodidad que significaba para el club, que  perdiera su característica tradicional con el ingreso de elementos de condiciones sociales modestas, algunos de los cuáles se ganaban la vida trabajando como albañiles. La profundización de la grieta originó una asamblea extraordinaria que se desarrolló en el Centro Gallego donde el grupo de futbolistas de la elite, apoyados por varios dirigentes, informaron de su deseo de abandonar el club si la institución mantenía la nueva política  de apertura de sus puertas a representantes de las clases bajas. El adalid y líder de esta tesitura partió del integrante de la comisión directiva, Manuel Rovira Urioste, quién la defendió a ultranza.

Ante la situación creada en el plantel, el mejor de los cuatro jugadores promovidos al primer equipo y también el más jovencito –Ángel El Loco Romano-, no aguantó el ambiente que se generó  y… se fue a jugar al CURCC (Peñarol).

Paulatinamente la división aumentó sus dimensiones internas, hasta que en las primeras semanas de 1911 en la siempre tradicional sección de rumores y chimentos de la prensa titulada Lo que se dice”, en las páginas de La Tribuna Popular el clima de crisis que existía en el club albo trascendió al público. Se dice…

         -Qué Nacional lucha con dificultades para formar team.

         -Qué varios de los Crack que le dieron vida el año pasado, se niegan á prestarle su concurso.

         -Qué lo de las reformas en el Parque es cuento.[1]

 ¿NACIONAL SEGUIRÍA LA RUTA DE ALBION RUMBO A LA DESAPARICIÓN?

En el mes de febrero el Club Nacional de Football vivió horas de apasionada turbulencia por el choque de las dos corrientes en pugna. La polémica ocupó las páginas de la prensa publicándose cartas de asociados a favor de una y otra posición. Rescato una de ellas porque arroja luz definitiva sobre el decaimiento del Albion FC, el club uruguayo más importante -junto con el  CURCC (Peñarol)-, de fines del siglo XIX. La separación de Nacional de un grupo tan numeroso y selecto de socios, no puede causarle sino trastornos. Debe recordarse que una mala interpretación y una cosa insignificante motivó en 1902 la desmembración del Albion y como consecuencia de ella la formación de Wanderers, formado en sus comienzos en su totalidad por elementos del Albion que principió á decaer desde entonces y que sólo seis años después logro volver por sus antiguas proezas realizando la brillante temporada de 1908 que fue su último paso por los fields. Debe dejarse á un lado los personalismos. Un club de football, lo mismo que un país, precisa de todos sus elementos, precisa que todos ellos vayan guiados por un mismo fin, el de realzarlo en todo y por todo lo posible.[2]

Diversas opiniones se difundieron en la prensa sobre la crisis que vivía Nacional. Entre las voces de apoyo al movimiento reformista se destacó la de Héctor R. Gómez, presidente de la Asociación Uruguaya de Fútbol y a esa altura de su exitosa gestión deportiva y administrativa, la figura de mayor destaque a nivel dirigente en el Río de la Plata.

Como ocurría anualmente en cada comienzo de año, de acuerdo con el estatuto la comisión directiva presidida por Eusebio Céspedes –el padre de los malogrados Carlos y Bolívar- debía fijar la asamblea en la cuál se elegían las autoridades de la institución.

Manuel Rovira Urioste se puso al frente de lo que denominó la fracción democrática”. Con el objetivo de formalizar el movimiento convocó a los veinte socios más representativos, los que se reunieron en la noche del 12 de febrero en el café Londres, en la esquina de la avenida 18 de Julio y Arenal Grande. Además del convocante, la figura más importante de los asistentes era la del Dr. Joaquín Reyes Lerena, presidente de Nacional en 1906, y los hermanos Andrés y José Landoni que integraban el primer equipo. Los dieciseis concurrentes restantes fueron los siguientes: Juan Restano, Julio Aguirre, Joaquín J. Romero, Pastor Castaing, Juan, Luis y Duilio Introini, Francisco Márquez, José y Guillermo Deya, José Alejandro Simeto, Nicolás Moratorio, Antonio Perrone, Mario Suero, Eduardo Moncaut y Eduardo Irigaray.

EL 3 DE MARZO DE 1911 SE CREO EL CLUB NACIONAL’S OLD BOYS

La grieta se profundizó definitivamente cuando un grupo de dirigentes, jugadores y asociados que pertenecían a la clase alta y al patriciado reaccionaron de forma inesperada. Con fecha del 28 de febrero de 1911 publicaron en todos los diarios de la capital el siguiente comunicado: se cita á los señores C. Asp, A. Bordabehere, O. Caserza, L. Carbone (hijo), J. C. –Campisteguy, L. A. Chabaneau, J. M. Durán, R. E. Frommel, S. Rey Espinosa, M. Espada (hijo), M. Ferreiro, C. Finocchietti, J. P. Indart, A. L. Méndez, E. Martínez, J. Pena, J. G. Pacheco, H. A. Pérez, G. Urrestarazú, P. G. Lacroix, J. Brauer (hijo), N. Bordabehere, A. Dugrós, E. Dugrós, C. Ríos, W. Friedrich, P. Reyes, E. Novoa, F. Pacheco, M. Bertolotti (hijo), F. Etchegorry Bercaitz, J. A. Ballesteros, H. L. Surraco y J. A. Garat, para la reunión que con motivo de la fundación del nuevo club, se efectuará el viernes 3 de marzo á las 9 p. m. En la calle Ituzaingó N.o 130, (Bar Chantecler). Se ruega puntual asistencia. El secretario ad-hoc.

En la nómina precedente figuran los famosos jugadores del equipo principal Luis Carbone, Juan Pena, Jorge Germán Pacheco, Carlos Ríos, Urrestarazú, José María Durán Guani, el back Frommel, W. Friedrich, Ferreiro, el ex dirigente Apeles Bordabehere y el también ex vicepresidente de Nacional, Jorge Ballestero.

Ante los hechos, con la división ya no sólo planteada sino que, también, concretada, la directiva de Nacional reaccionó en forma inmediata. Se cita á los señores socios activos del Club Nacional de Football, para una Asamblea General que tendrá lugar en el local del Centro Asturiano (ex Centro Gallego), calle Arapey n.° 243, el día viernes 3 de Marzo á las 8 y media p.m. Orden del día: Reforma de los Estatutos, Aprobación de la memoria y Balance anual. Elección de Comisión Directiva.[3]

Como consecuencia de la historia narrada, el viernes 3 de marzo de 1911 resultó un día clave en la vida de los albos. La jornada nocturna parió dos hechos trascendentes.

Anoche se efectuó la anunciada reunión de un grupo de sportmans pertenecientes al Club Nacional de Football, habiéndose tomado las siguientes resoluciones: Fundar un nuevo club sportivo que se llamará Nacionals Old Boy. Dicho club que cuenta con elementos de valía, concretará su primer team de football á realizar matchs nacionales é internacionales, disponiendo también de un considerable número de asociados, todos seleccionados. Además se nombraron barias comisiones con carácter de transitorias, que deberán llenar diferentes cometidos de importancia para el novel club. A fin de aprobar los reglamentos y nombrar Comisión Directiva, se efectuará una nueva reunión el viernes próximo en el mismo local. El nuevo club hizo su presentación oficial con éxito el domingo 19 de marzo de 1911, enfrentando al fuerte equipo de Montevideo Wanderers al que venció en su cancha de Belvedere.

EL 3 DE MARZO DE 1911 DELGADO ELECTO PRESIDENTE DE NACIONAL

En la asamblea extraordinaria se presentó la memoria y balance de la gestión conducida por Eusebio Céspedes donde se destacó la ejemplar administración por parte de la comisión directiva anterior, impulsando los intereses de la predicha asociación por los buenos carriles, dá una prueba bien elocuente de la injusticia que importa el conflicto en que se ha visto envuelta aquella con una parte de sus asociados. Más aún: en el renglón financiero corresponde anotar más de un éxito a favor de la nueva comisión. Propagando constante con eficaz resultado, en pro del aumento de socios y lo que es más significativo y aplaudible, una fiscalización severa en lo que se refiere á la administración de los dineros del club, cuya saludable gestión ha permitido un sobrante considerable.[4]

Posteriormente se aprobó la reforma de estatutos, designándose luego la comisión de escrutinio que llevaría a cabo la elección de autoridades. La lista triunfante, que representaba a la fracción netamente democrática del club, llevaba como lema el de los gloriosos campeones nacionalófilos Bolívar y Carlos Céspedes’. [El lunes 6 de marzo de 1911 al sumir la nueva comisión directiva] el señor Juan Daquó manifiesta el deseo de que antes de entrar de lleno en la misión que le está encomendada trate de unir o conciliar los dos bandos en que se encuentra dividido el club.[5]

La nueva comisión directiva surgida en los comicios quedó integrada con Eugenio Céspedes (presidente honorario). José María Delgado (presidente), Juan Daquó (vicepresidente), Joaquín Reyes Lerena (secretario). Hilario Garayalde (prosecretario), José A. Simeto (tesorero). Valentín Sámano (protesorero). Manuel Rovira Urioste, Ricardo Brusoni, Eduardo Moncaut y Nicolás de Rosa (Vocales). La comisión fiscal la integraron José López, Pedro Halty y Rodolfo Bermúdez.

Quedaron impuestos como suplentes para cada cargo, los siguientes: Santiago Puchet (presidente), Rodolfo Bermúdez (vicepresidente), Julián González Suero (secretario). Francisco Márquez (prosecretario), Juan Restano (tesorero). Alberto Lúgaro (protesorero). Luis Introini, Enrique Queirós, Alejandro Argul, Nemesio J. Bazzano (Vocales). Fueron electos suplentes de la comisión fiscal Felipe Díaz, Mario Suero y Miguel Irigaray.

[1] FOOTBALL. La Tribuna Popular. 24/01/1911.

[2] Football. La formación de un nuevo club. La Tribuna Popular. Montevideo, 06/03/1911.

[3] Mundo Sportivo. La Tribuna Popular. Montevideo, 02/03/1911.

[4] FOOTBALL. El Parque Central. La Tribuna Popular. Montevideo, 22/03/1911.

[5] LIBRO DE ORO. Club Nacional de Football. Montevideo. Tomo I, 1953.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *